Conoce y analiza tu marca

Conoce y analiza tu marca


Tanto si estás en proceso de construcción de una marca como si trabajas con una más consolidada, siempre viene bien parar  y reflexionar, analizar, extraer conclusiones y seguir adelante.

Por esta razón, te proponemos distintas herramientas para que reflexiones sobre tu marca (ya sea comercial o personal). Mira hacia dentro, sólo conociéndola en profundidad podrás mejorarla.

Análisis DAFO

Con este análisis podrás identificar las debilidades (posición desfavorable de carácter interno), las amenazas (situación desfavorable del entorno), las fortalezas (posición favorable de carácter interno) y las oportunidades (situación favorable del entorno).

Así que haz una lista y empieza a apuntar. De esta manera, podrás defender tus debilidades, destacar tus fortalezas, detener las amenazas y disfrutar de las oportunidades. En este vídeo encontrarás una explicación más detallada:

 

Los 12 arquetipos de Jung 

Carl Gustav Jung fue un médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo que definió los 12 arquetipos de personalidad. Jung defendía que hay doce tipos de comportamiento que se dan en  todas las personas independientemente de su cultura, sexo o religión, es decir, que son universales e instintivos.

jung

Las marcas más consolidadas (Google, Apple, McDonald’s, Ikea, Axe…)  encajan con alguno de estos 12 arquetipos. ¿Por qué? Porque es una manera de posicionarse de forma clara en la mente del público. Si repiensas y defines tu marca en base a alguno de estos arquetipos, podrás  “trazar mapas de posicionamiento y construir tu propuesta competitiva”, tal y como explica el equipo Branzai en su post ‘Branding y arquetipos. La mente y la marca‘.

En ese mismo post encontrarás definidos los 12 arquetipos y qué marca se ajusta a cada uno de ellos.

 

Beneficios y territorios

Fernando de la Rosa en su post “Definiendo los territorios de marca“, explica que en el análisis y construcción de tu marca es indispensable que:

– Definas el portafolio de productos

– Detalles los beneficios funcionales y emocionales de esa marca

– Busques relaciones entre los beneficios que proporcionan y situaciones en las que se dan, lugares concretos.

Aquí tienes el ejemplo de la marca Dove:

territorios de marca

Por supuesto, tendrás que invertir tiempo en cada una de las tres herramientas para pensar y definir tu marca pero seguro que lo tendrás mucho más claro al acabar.

¿Conoces algún otro método o herramienta que nos pueda ayudar a conocer mejor nuestra propia marca? ¡Esperamos tus comentarios!

+ No hay comentarios

Anímate